Vídeo: La Policía desarticula una importante red de prostitución en Tarragona

27 de Marzo de 2010

La Policía irrumpe en uno de los ocho domicilios que la red utilizaba como prostíbulos. Las chicas, todas sudamericanas y de la Europa del este, vivían y trabajaban hacinadas en habitaciones cuyo estado deja mucho que desear. Además de una mami, cada burdel contaba con un vigilante corpulento que se encargaba de atemorizar a las víctimas. Los prostíbulos funcionaban las 24 horas del día. Cada mujer debía pagar 300 euros por su plaza en un piso. Las cambiaban cada 21 días y debían volver a pagar. Apenas las dejaban salir y tenían que soportar agresiones y sanciones económicas si no cumplían las normas. Sólo en 2009 esta red explotó a más de cien mujeres. La policía ha detenido a 28 de sus integrantes, 10 han ingresado ya en prisión.