Vídeo: Día pasado por agua y con fuertes vientos de hasta 100 kilómetros horas en Euskadi

24 de Diciembre de 2013

Con este tiempo, volver a casa por Navidad es casi una gesta en algunos casos. En el País Vasco es más fácil llegar a la cena de Nochebuena volando que por cualquier otro medio, porque el viento está soplando con mucha fuerza: la suficiente como para derribar muros o arrancar árboles de raíz. O de llevarse un tejado y dar un susto de muerte a las familias que dormían apaciblemente, creyéndose a salvo del temporal en su casa. Aunque algunos ven un espectáculo en estas inclemencias pese a que resulten un incordio. También en Navarra tienen que andar con cuidado: cualquier elemento que no esté bien asegurado puede convertirse en un objeto volante peligroso. Mejor que no para evitar disgustos esta noche.