Vídeo: El otro Cans

23 de Mayo de 2010

En el Cans gallego hay que echarle mucho valor, para cambiar limusinas por chimpines: tractores tuneados, y pasearse bajo el intenso sol de la tarde. El desfile es uno de los momentos estrella de este festival del agroglamour, término oficial para definir una cita con el cine, al menos diferente. Donde la alfombra roja trepa por los caminos, las estrellas se mezclan con personajes de todo tipo y los vecinos del pueblo se quedan a bailar hasta la madrugada. Quienes se estrenan aquí descubren un rincón único. Por eso cada año son más los que no faltan a esta cita con el rural y el cine en corto. Los galpones, bajos o cuadras de los vecinos se convierten estos días en abarrotadas salas de proyección donde no importa pasar calor y se llega en chimpibuses. Y como en todo gran encuentro cinematográfico aquí no falta ni el paseo de la fama. Hoy le toca al gallego Luis Tosar estrenar su estrella y dejar sus huellas, de lo más caninas. Público variopinto y cine emergente. Una mezcla única, porque Cans, el gallego, solo hay uno en el mundo.