Vídeo: Obtiene la invalidez al desarrollar una alergia por su exposición a los excrementos de paloma

16 de Mayo de 2012

Durante seis años ha estado respirando el olor de los excrementos de las palomas en su lugar de trabajo, en el centro de Barcelona y esto le ha provocado una alveolitis. Ahora el juez le ha dado la invalidez absoluta a esta trabajadora de turismo porque considera sus problemas respiratorios un accidente laboral. La mujer, de 46 años, se exponía a las heces a diario. Su caso es tan grave que podría evolucionar en una fibrosis pulmonar. El Ayuntamiento trata de reducir la presencia de estas aves. Piden que no se las alimente, controlan la natalidad y realizan batidas pero se siguen multiplicando. En el último año, se ha pasado de 256.000 a 11.000 palomas en Barcelona