Vídeo: Obsesionados con los famosos

6 de Febrero de 2014

La actriz Sara Casasnovas puede contar lo que significa ser víctima de una obsesión. Un hombre la hirió con una ballesta al salir del teatro. Es aleman y había viajado varias veces a España para declararle su amor. Fue condenado a 8 años de prisión. También la tenista Mónica Seles fue apuñalada durante un partido por un fan de su principal rival. Son las consecuencias graves de una adoración mal entendida. La modelo Irina Shayk tuvo que pedir una orden de alejamiento porque un fan la acosaba. Rihanna la consiguió. Un admirador intentó colarse en su domicilio. Los mismo le sucedió a Madonna en su casa de Londres. La admiración convertida en fanatismo.