Vídeo: La nueva legislación europea obliga a llevar a puerto todo lo que se pesca

16 de Febrero de 2013

Son arrastreros. Su arte surca el fondo marino y arrastra junto al pescado que buscan otros sin interés comercial que devuelven al mar sin vida. Se llaman descartes. La UE quiere acabar con esa práctica. Se calcula que esos descartes representan un 25 por ciento de las capturas, un pescado que nunca llega a puerto. Un juego del que ecologistas y cientificos creen que depende el futuro de muchas especies y en el que los pescadores ven en peligro el suyo. Pero Bruselas parece decidida. A cambio quiere potenciar las pesquerías tradicionales, mucho menos agresivas. Explotación sostenible y rentabilidad para el sector. Habrá que ver si ambas cosas son posibles.