Vídeo: El mundo del tuning, donde nada es lo que parece

28 de Abril de 2010

En el mundo del 'tuning' nada es lo que parece. Muchos aficionados a esta práctica convierten sus vehículos en auténticas imitaciones de los coches oficiales de la Policía y la Guardia Civil. Los coches patrulla son los más imitados por todo el mundo. No suele acarrear multas, siempre que se hagan algunas modificaciones para homologar los accesorios. Una afición "artesanal" pero muy cara, ya que tunear un coche puede llegar a costar 30.000 euros.