Vídeo: Una mujer inicia una huelga de hambre para que le sea reconocida una incapacidad

3 de Abril de 2013

Postrada en un colchón hinchable y bajo una tienda de campaña, Loli cumple hoy 24 días sin comer. Junto a Dolors Carrasquilla, la mujer encadenada al Palau de la Generalitat desde el 6 de marzo para exigir que le concedan en grado de "gran incapacidad". Además inició una huelga de hambre porque la Seguridad Social le rebajó el grado de invalidez. Con ello ha perdido 300 euros de una pensión fundamental para una familia con todos los miembros en el paro. Durante su intervención en el "Fórum Europa. Tribuna Mediterránea", la consellera ha explicado que ha hablado y habla con esa mujer, porque le interesan los problemas de todas las personas de la Comunitat Valenciana, y que la reivindicación que Carrasquilla "cree justa" tiene que ver "con una competencia estatal". Los médicos han recomendado a Dolors Carrasquilla, la mujer afectada por una infección crónica del hueso que se encadenó el pasado 6 de marzo y que el 11 de marzo inició una huelga de hambre para exigir que le concedan el grado de "gran incapacidad", que abandone la protesta debido a su grave estado de salud, algo a lo que ella se ha negado. Casi un mes después, está visiblemente desmejorada. Ha perdido mucho peso y apenas puede moverse para escribir unas líneas de agradecimiento. Aunque su fuerza va por dentro. Su hilo de voz es la de todos los discapacitados que están sufriendo el recorte de sus pensiones y la presión del copago farmacéutico. Solo bebe agua y hasta ha dejado de medicarse. Está tan débil que los médicos le han dado un ultimátum. Se irá para coger fuerzas pero no abandonará la lucha.