Vídeo: Morosos acosados

23 de Diciembre de 2012

640. 640. 640. Esa cifra tortura a Gabriel. Recibe hasta cuatro llamadas al día que empiezan por ese número. Corresponde a empresa de cobro de morosos Respiro. "Es un acoso constante lo que tienen conmigo", dice Gabriel Blanco.En una carpeta azul guarda la historia de su deuda. Se gastó 7.800 euros contando con unos ingresos que no llegaron. Acordó con la entidad devolver el dinero a plazos. Tiene pruebas de que ha ido ingresado el dinero y aún así, a su buzón llegó esta carta. Gabriel Blanco, deudor incluído en un fichero de morosos:  "Cuál fue mi sorpresa cuándo recibí esta carta que me dijo que estaba incluído en un fichero de morosos", explica."Recientemente se ha incorprorado a este fichero una operación en la que se ha producido un incumplimiento de pago", decía la carta. El estar incluído en ese fichero le ha traído muchos problemas. Justo ahora, podría comprar la casa en la que vive de alquiler gracias a una oferta que le ha hecho el Ivima, el Instituto de la Vivienda de Madrid"La oferta es muy interesante, porque son sólo 34.000 euros, pero por estar en el fichero de morosos no me han dado la hipoteca. Yo creo que es por todo este estrés que se me ha paralizado media cara", se lamenta Gabriel.Unitas, la agencia de cobro, nos remite a la entidad Avantcard con la que nos ha sido imposible contactar. La Agencia Española de Protección de Datos recibió hace dos años 700 quejas de casos como este. El año pasado, hubo casi el doble de denuncias. Entre esos casos está el de esta otra deuda, la de José. Aunque se dio de baja de un servicio de internet, le seguían cobrando. Empezaron a reclaramle facturas. "Primero Vodafone y después una agencia de cobros. Me llamaron y acabaron incluyéndome en un fichero de morosos", explica. En la asociación de consumidores Facua aconsejan denunciar"Hay que reclamar, denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos para que multen a esas empresas", dice Rubén Sánchez, su portavoz.Las sanciones son muy altas."Las graves de 40.000 a 300.000 y las muy graves de 300.000 a 600.000 euros", explica  José López, de la Agencia Española de Protección de DatosJosé actuó contra la empresa y salió del fichero de morosos. De ese episodio sólo le queda el mal recuerdo y una colección de cartas amenazantes