Vídeo: Mónica fingió durante dos años que su hijo estaba vivo

23 de Octubre de 2012

Hoy ha declarado en Palma de Mallorca Irene, una intima amiga de la presunta asesina de César, el niño de nueve años cuyo cuerpo apareció en el interior de una maleta en Menorca en 2010. Ha admitido que la acusada le enviaba correos electrónicos en los que simulaba que su hijo continuaba con vida. En algunos de estos mensajes Mónica, la madre del pequeño, le contaba que habían ido juntos a la playa o que había hecho su primera comunión. La defensa asegura que Mónica lo hizo por miedo, porque no sabía si había matado al niño, y alega una amnesia transitoria en el momento de su muerte. Mañana, en la última sesión del juicio conoceremos el resultado de la autopsia de César.