Vídeo: Misión imposible

21 de Diciembre de 2010

La realidad es que los sueldos de la mayoría de los jóvenes apenas llegan a los 1.000 euros. Si a eso se suma que la tasa de paro que supera el 40 por ciento, adquirir una vivienda se convierte en un sueño casi inalcanzable. Seis de cada diez jóvenes españoles de entre 15 y 29 años sigue en casa de sus padres; el doble que en Finlandia. El Consejo de la Juventud afirma que para adquirir una vivienda deberían cobrar 27 mil euros anuales.