Vídeo: El Ministerio de Justicia pretende criminalizar la solidaridad con los inmigrantes

3 de Enero de 2013

La reforma del Código Penal que ha presendado el gobierno podría suponer que las personas o instituciones que apoyen, ayuden o acojan en sus domicilios de forma altruista a las personas extranjeras en situación irregular que transiten por España serán considerados "criminales": detenidas, juzgadas y, en su caso, condenadas a hasta dos años de cárcel. También podrían ser penalizados los contribuyan mediante el alquiler de una habitación o dispensen el menú del día a una persona inmigrante en situación irregular. Todo se recorge en el Anteproyecto de modificación del Código penal en su artículo 318 bis, que castiga con penas de prisión a quién: 1. El que intencionadamente ayude a una persona que no sea nacional de un Estado miembro de la Unión Europea a entrar en el territorio de otro Estado miembro o a transitar a través del mismo, vulnerando la legislación de dicho Estado sobre entrada o tránsito de extranjeros, será castigado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de seis meses a dos años. "El Ministerio Fiscal podrá abstenerse de acusar por este delito cuando el objetivo perseguido sea únicamente prestar ayuda humanitaria a la persona de que se trate". Si los hechos se cometen con ánimo de lucro se impondrá en su mitad superior. 2. El que intencionadamente ayude, con ánimo de lucro, a una persona que no sea nacional de un estado Miembro de la Unión europea a permanecer en el territorio de Estado miembro de la Unión Europea, vulnerando lo legislación de dicho Estado sobre estancia de extranjeros será castigado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de seis meses a dos años. Muchas familias, organizaciones no gubernamentales y religiosos que acogen a inmigrantes, están totalmente en contra del anteproyecto de ley y temen poder ser multados e incluso condenados con la cárcel. Entre ellos Pilar Sánchez y Roberto Borda que han acogido en su casa desde 2006 a 15 inmigrantes, muchos sin papeles. Ellos pertenecen a la plataforma "Salvemos la hospitalidad". Pretenden dar a conocer la nueva ley del Gobierno de Mariano Rajoy, e intentar evitar que la acción solidaria con los inmigrantes sea penalizada. También en contra está Jorge De Don Pablo, un cura madrileño que acoge en una vivienda de Madrid a 6 inmigrantes subsaharianos. Adenñas de los ciudadanos españoles los inmigrantes están en contra de este anteproyecto de ley y temen por su futuro si entra en vigor. Todos aquellos que quieran mostrar su solidaridad con los inmigrantes y mostrar su rechazo a la medida del Ministerio de Justicia, pueden hacerlo firmando en la web  www.change.org/salvemoslahospitalidad