Vídeo: Una meticulosa investigación

9 de Enero de 2011

De estos fragmentos encontrados en el lugar de un accidente se desprende valiosa información para determinar qué coche se ha dado a la fuga. En este caso, elementos como un espejo retrovisor numerado y una fracción de faro, que permiten tirar del hilo fácilmente.Pero en otras ocasiones el rastro encontrado es mucho menor. Restos biológicos de la víctima, una rama, tierra, o una huella de neumático. Todo ofrece información.Y una vez localizado el coche implicado, hay que demostrar que corresponden al mismo vehículo y que se desprendieron durante el delito. Es lo que ahora ha permitido detener al presunto autor de este accidente, que atropellaba a un ciudadano marroquí con un vehículo de alta gama. Se daba a la fuga y la víctima fallecía instantes después. Ahora el sospechoso ha sido detenido, gracias a esta meticulosa labor policial.