Vídeo: El mejor orgullo para los gays, la peor pesadilla para los vecinos de Chueca

9 de Enero de 2011

Es la fiesta de la diversidad, del amor libre, y, por qué no, de la excentricidad. Pero también del ruido. Música, juerga y botellón inundan durante días las calles de Chueca para celebrar la fiesta del Orgullo Gay. Una fiesta que, por el ruido que provoca, trae de cabeza a los vecinos."Hemos encargado una empresa independiente la realización de mediciones de ruido y esas mediciones dan niveles de ruido que están absolutamente por encima de lo admisible imcluso en una situación de fiesta", asegura el portavoz de la Asociación de Vecinos de Chueca, Armando Fernández.Por estos niveles de ruido el Ayuntamiento de Madrid ha decidido abrir expediente a los organizadores del evento, que podrían enfrentarse a una sanción de 35.000 euros. Para el colectivo, esta multa sería "una torpeza"."No hace más que perjudicar la imagen y la proyección turística de Madrid, de Chueca y  del Orgullo, que ha sido reconocido internacionalmente como el mejor orgullo del mundo", asegura el coordinador general del Orgullo, Juan Carlos Alonso.El mejor orgullo para ellos y la peor pesadilla para la asociación de vecinos de Chueca, que sólo ve en el evento un negocio. Los 110 millones de euros que recaudan estas fiestas también se cobran un precio: el sueño de sus vecinos.