Vídeo: Un matrimomio de ancianos a punto de ser desahuciados por el impago de un crédito que avalaron

20 de Noviembre de 2012

Rosa y su marido dicen que solo esperan un milagro, algo que les permita conservar su casa. Un crédito impagado solicitado por su sobrina, y del que ellos eran avalistas, está a punto de dejarles en la calle. Ya han logrado paralizar el primer intento de desahucio y solo esperan poder beneficiarse del decreto aprobado por el gobierno para frenar los desalojos. Quien respira hoy más tranquilo es Ricardo, un camiionero en paro de Pontevedra. Tras diez horas en huelga de hambre frente al banco ayer consiguió la dación en pago, pero se siente maltratado por el sistema fiananciero. Sin casa y sin la deuda de 50.000 euros que debía al banco por la hipoteca, asegura que siente estar empezando a salir de una auténtica tortura.