Vídeo: Lágrimas en el centro cívico de Castelldefels

24 de Junio de 2010

El Ayuntamiento de Castelldefels ha habilitado un centro cívico en la ciudad donde ofrecen asistencia a las familias y amigos de las víctimas del atropello ferroviario. Equipos de médicos, enfermeras y psicólogos especializados ofrecen sus servicios a los familiares, todos ellos angustiados mientras esperan información sobre sus seres queridos y, en el peor de los casos, a los que se pedirá que identifiquen alguno de los cadáveres. La información se actualiza cada tres horas y cada poco se oyen terribles historias. Las peores, las que cuentan los que estuvieron en la estación y vieron toda la masacre; algunos pudieron salvarse por casualidad, pero todos buscan ahora en las listas los nombres de los conocidos. Algunos buscan a sus hijos, de los que no saben nada desde ayer pero que intuyen que habían ido a Castelldefels a celebrar la verbena. Según alguno de los testigos y supervivientes del siniestro, el tren no se podía ver porque estaba muy oscuro y no llevaba luces. Además, un joven cuenta cómo no sonó la bocina. Muchos creen que se trata de una desgracia provocada por una infracción.