Vídeo: El inmueble barcelonés la Casita Blanca echa el cierre

3 de Febrero de 2011

Éste lunes, después de casi cien años de actividad, el inmueble barcelonés La Casita Blanca ha cerrado sus puertas. El Ayuntamiento de Barcelona ha expropiado los terrenos y, en breve, la derribará por razones urbanísticas. La Casita Blanca abrió a principios del siglo XX como una marisquería con habitaciones para descansar después de comer. Con el tiempo se convirtió en el inmueble que conocemos hoy en día. Desde siempre, La Casita se ha caracterizado por la discreción de su servicio. La entrada se hacía desde el garaje para que nadie viera los coches y, una vez dentro, un juefo de pasillos y espejos facilitaba que los clientes no se encontraran nunca. Además, el personal era extremadamente discreto y se dejaban ver lo justo y necesario con sus clientes. La decoración de sus 43 habitaciones también es una seña de identidad de la Casita. Predomina la madera y el rojo de los terciopelos y las sedas que se usaban en cortinas y ropa de cama.  José López, el que ha sido el jefe de servicio de La Casita Blanca durante años, asegura que los clientes han lamentado mucho el cierre del meublé porque ya no quedan lugares así en Barcelona. En Internet también han aparecido foros y páginas donde centenares de usuarios mostraban su pena e indignación por la forma en la que se ha acabado con esta centenaria casa.