Vídeo: Un inmigrante brasileño sin papeles denuncia su situación de explotación laboral

20 de Junio de 2012

A Umberto Luis Da Costa Teixeira le prometieron un contrato laboral y un permiso de residencia, pero lo único que consiguió fue trabajar hasta 20 horas al día a cambio prácticamente de nada. Acababa de llegar de Barsil, estaba solo y sin papeles, así que aguantó durante nueve meses trabajando a diario en seis locales de hostelería de sol a sol por unos 40 euros mensuales. Sus jefes le firmaron un contrato que carecía de vaildez para evitar que acudiera a la policía. Cuando Umberto lo descubrió comenzaron las coacciones y las amenazas. "Me decían que me callara o me hundirían la vida", recuerda Umberto. Harto de la situación, reunió el valor para denunciar a sus ex jefes: una ferrolana de 62 años y su yerno de 34. Pide para ellos pena de prisión y multa por su comportamiento inhumano. Piensa llegar hasta el final y espera que se haga justicia. Su caso pone rostro a la explotación laboral y espera animar a otros a que sigan su ejemplo y denuncien.