Vídeo: La infanta Cristina, 28 meses apartada de la agenda oficial de la Casa Real.

8 de Febrero de 2014

Doce de octubre de 2011. Hay que remontarse casi 28 meses atrás para encontrar la última ocasión en la que se pudo ver a la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin junto a los reyes y los príncipes en un acto institucional. Apenas un mes después estalla el caso Nóos y se precipitan los acontecimientos. La noticia sorprende a los duques de Palma en Washington, donde habían fijado su residencia dos años antes. Zarzuela califica el comportamiento de Urdangarin como "no ejemplar" y lo aparta de sus actividades oficiales. Son días convulsos y la reina decide visitar a la pareja en EEUU. Con Urdangarin ya imputado,  Diego Torres, el exsocio también investigado, comienza a apuntar con correos y facturas ante el juez a la infanta Cristina. La primera de sus dos imputaciones llegaría, para sorpresa de Zarzuela, el 3 de abril de 2013. Los abogados de la infanta recurren y la Audiencia Provincial de Baleares levanta esos cargos en mayo de 2012. Apenas cuatro meses después los duques deciden fijar su residencia en la ciudad suiza de Ginebra tras una estancia de un año en Barcelona, en el palacete de Pedralbes. Atrás quedaba la visita de la pareja al hospital de Madrid donde el rey acababa de ser operado nuevamente de la cadera en noviembre de 2012. Imagen de ambos que no se ha vuelto a producir en las siguientes intervenciones quirúrgicas del monarca. Durante el último año han visto como el ayuntamiento de Palma retiraba el nombre de su ducado de la rambla de la ciudad y como Zarzuela borraba también de su página web al yerno del rey. Que no a la infanta Cristina, que aún alejada de su agenda oficial, sigue mantieniendo todos sus privilegios dinásticos.