Vídeo: Imprudencias al volante

7 de Febrero de 2011

Los autobuses públicos tienen limitada la velocidad en ciudad a 60 kilómetros por hora, pero no siempre cumplen con la norma. En ocasiones su velocímetro supera los 70 kilómetros en zona urbana. También saltarse el semáforo en ámbar, e incluso en rojo, es otra de las infracciones que cometen los autobuses, sobre todo los que avisan de posibles peatones, quienes no tienen tiempo de cruzar. Pero lo que más molesta a los que van al volante es que el resto de conductores les crucen sin avisar con el intermitente. No obstante, esta infracción la comete uno de cada cuatro conductores.