Vídeo: ¿Hospital público de gestión privada?

15 de Diciembre de 2012

Hospital de La Ribera: 300 camas, 32 especialidades y 40 centros de atención primaria asociados. Aquí nació el modelo Alzira: la sanidad pública de gestión privada. Inaugurado en el 99, ha sido el banco de pruebas de un polémico sistema basado en la concesión administrativa. El primer proyecto resultó deficitario para la empresa y tres años después se rescindió el contrato. El nuevo concurso se adjudicó a la misma UTE pero esta vez, aumentando un 68% la prima económica y sumándole la atención primaria.Ribera Salud, que ya había construído las instalaciones, las gestionará durante 15 años. La Generalitat mantiene su propiedad y su control; y lo financia cada año con 639 euros por habitante.  "El sistema sanitario debe reconocer el valor que aporta cada uno de los profesionales y premiar al que más valor aporte. El gran problema del sistema público es que trata igual a todo el mundo, el café para todos es una política trasnochada" dice Alberto de Rosa, gerente de Ribera Salud"Cuanto más se capte de lo público a este ámbito más beneficios tienen y si los departamentos de alrededor no tienen determinados servicios tienen que ir a parar a ellos, con lo cual engrosan el beneficio", explica Miguel Usó, Federación de sanidad de UGTSegún De Rosa, a la administración le cuesta un 25% menos mantener Alzira con esta fórmula. Se reduce el peso burocrático y los salarios se rigen por incentivos en función de la productividad."El ratio de personal por cama es similar o superior a otros hospitales públicos. Aquí la productividad es mayor", sostiene Alberto de Rosa.Para los sindicatos, en cambio, esto significa una importante disminución de la calidad de los servicios."Los responsables de la gestión presionan al personal para que los gastos sean inferiores y eso repercute en la calidad para el ciudadano", explica Usó.