Vídeo: La hora de los directivos

11 de Diciembre de 2013

La economía española ha saludo de la recesión, pero no de la crisis. Lo advierte el último informe sobre Crecimiento y Competitividad que publican anualmente el IVIE y la Fundación BBVA. El Informe señala los retos a corto y medio plazo a los que debe responder la economía española para consolidar la recuperación y propone quince líneas de actuación. Para que España pueda alcanzar un desarrollo duradero tiene que impulsar un crecimiento generador de empleo e incluyente, y promover una competitividad avanzada y estable.  Además, las inversiones en activos intangibles, pese a ser esenciales para aprovechar mejor los recursos humanos y de capital, suponen en España solo un 40% de las que se dedican a tangibles, frente al 150% en Estados Unidos, por lo que deben aumentar. Por otra parte, las amplias dotaciones de infraestructuras, la oferta de mano de obra abundante y cualificada, los niveles de productividad y costes actuales hacen de España un territorio atractivo para localizar actividades intensivas en conocimiento. El informe también señala que la creación de puestos de trabajo y las políticas activas de empleo, en especial la formación, son claves para lograr un crecimiento incluyente, pero también para la mejora de las empresas, ya que solo un 10% de los empresarios tiene formación universitaria.