Vídeo: ¡Hágase la luz ahorrando dinero!

5 de Marzo de 2011

El objetivo es dejar de encender las bombillas de toda la vida, las incandescentes, las que algunos todavía se resisten a dejar de utilizar. La misión es sustituirlas por las fluorescentes compactas, también llamadas de bajo consumo. Una solución buena para el bolsillo, ya que ahorra hasta un 80 % de energía y duran hasta diez veces más que las convencionales. Sin embargo, su eficiencia energética choca con su riesgo para la salud.Así lo asegura un comité de expertos de la Unión Europea del que forma parte el investigador del CSIC Eduardo Rodríguez Farré. Estas bombillas contienen hasta 5 miligramos de vapor de mercurio que en caso de inhalarse por rotura supera la cantidad máxima admisible.Un beneficio que no evita más dudas, como los riesgos y costes que pueden ocasionar a la hora de reciclarse. De momento en algunos puntos limpios ya hemos visto algunas rotas.