Vídeo: No le gusta la propuesta de la CEOE

20 de Octubre de 2011

El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha afirmado este jueves que, aunque sea de manera excepcional, está de acuerdo con el presidente del Santander, Emilio Botín, en que no se puede recapitalizar todos los bancos europeos para "disimular" que uno, o unos pocos en algún país tengan problemas.González ha subrayado, durante su intervención en un desayuno informativo esta mañana en Madrid, que el sector en España no tiene grandes problemas aunque sí ha reprochado al Gobierno que "se hayan retrasado innecesariamente las decisiones de la reforma financiera", aunque haya tenido que ser menos intensa que en otros países europeos. En cuanto a las decisiones del Consejo Económico para salir de la crisis, el expresidente no cree que el próximo domingo se den los "pasos decisivos" que necesita la situación económica y ha recalcado que hay que hacer un planteamiento alternativo serio sobre Grecia porque es imposible que pueda pagar su deuda. Tras criticar que los presidentes de Francia, Nicolás Sarkozy, y Alemania, Angela Merkel, -"esa especie de dueto en que ha quedado la UE", ha asegurado- estén adoptando decisiones que corresponden al Consejo Europeo, González ha subrayado que el problema de fondo es que se está perdiendo visión europeísta y recuperando una noción "cada vez más endogámica" por parte de los miembros de la Unión.Sobre la reforma laboral, y con cierta ironía, González ha rechazado la propuesta de la CEOE y ha apostado por ligar la productividad a los salarios. Ha recordado que la patronal buscaba "hace unos meses" una indemnización de veinte días por año trabajado y ahora propone que sea de doce días. "Espero que paren, no vaya a ser que tenga que pagar la indemnización el que sea despedido", ha señalado.Según González, lo que sí hay que hacer es ligar las retribuciones a la productividad, "por uno u otro sistema", y ha elogiado el modelo alemán en el que los sindicatos participan también en la toma de decisiones de la empresa. Además, ha advertido de que España no podrá competir en costes laborales con Asia, de manera que la competitividad tiene que estar en el conocimiento.El ex presidente ha pedido a todas las administraciones que "no destrocen" ni la sanidad ni la educación públicas. Hay pocas cosas en las que España sea campeona del mundo "aparte de los muchachos que le dan patadas a la pelota", dijo González, y una de ellas es la investigación médica y el sistema sanitario, aunque requiera "reformas de eficiencia". Pidió por ello "que no se toque la sanidad y la educación", y que gobierne quien gobierne no permita que esos dos sectores salgan de la crisis peor de lo que entraron, porque no sólo se perdería cohesión social, sino que, además, se crearían "cuellos de botella" para la recuperación económica y el aparente ahorro sería en realidad "pan para hoy y hambre para mañana". Por último, Felipe González volvió a ofrecerse al candidato socialista a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que, tal y como ha asegurado, no hará "sombra" ni tutelará. "Menudo es éste para tutelarle", ha enfatizado. Se ha dirigido al candidato para decirle que si no las gana, no es su problema y para reiterarle que estará a su disposición. "Si me pide que vaya a barrer la burocracia que sobra en Europa, me iré con una escoba; si me dice que me meta en la sala de máquinas de Durban" (la ciudad sudafricana donde en diciembre próximo se celebrará la cumbre del Clima), también irá.