Vídeo: Un grupo de reclusos realiza el primer examen teórico de conducir dentro de una cárcel

20 de Julio de 2010

La prisión de Ocaña II (Toledo) ha acogido hoy el primer examen de conducir teórico dentro de una cárcel española.Fruto de un acuerdo entre Instituciones Penitenciarias y la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), un grupo de reclusos de la prisión toledana han sido los primeros en poner en práctica lo aprendido durante el curso que han recibido. Una vez aprobado, pasarán a las clases prácticas.En la actualidad 15 centros penitenciarios con 25 alumnos cada uno han venido realizando estos cursos, que tienen un triple objetivo: por un lado aportar una mayor seguridad vial; por otro, conseguir que los reclusos que conducían sin carné regularicen su situación y no cometan otro delito; y, por último, que las personas que están a punto de salir de la cárcel encuentren más facilidades a la hora de conseguir un trabajo.Los cursos están siendo impartidos gratuitamente por parte de las escuelas de conductores adscritas a la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNA). Mientras que dichos profesores se comprometen a acudir a los centros penitenciarios para impartir las clases, la Dirección General de Tráfico (DGT) se implica a la hora de examinar a los reclusos en las mismas cárceles. En lo que respecta a la parte práctica, serán los profesores de autoescuela quienes tengan que recoger a los presos. La mayoría de ellos ya han conducido, por lo que necesitarán pocas clases.Un total de 2.982 personas cumple prisión en España por algún delito relacionado con la seguridad vial. Un informe de Instituciones Penitenciarias señala que el 77% de los internos asegura que solía conducir antes de entrar en la cárcel y que el 31,4% de ellos carecía de permiso. Por este motivo, se estima que 20 mil reclusos pueden hacer uso de estos cursos.