Vídeo: La fuga radiactiva hace saltar las alarmas por sus consecuencias en la población

16 de Marzo de 2011

La fuga radiactiva ha hecho saltar las alarmas sobre las consecuencias que tendrá para la población. El desalojo es obligado si se está en un radio de 20 o 30 km del perímetro de la nuclear. Tras la evacuación se analiza el impacto de la radiación en las personas. Lo peor es la inhalación de elementos radiactivos. Contiene yodo radiactivo que daña la glándula tiroides lo que podría desarrollar algunos tipos de cáncer. El mejor antídoto es administrar yoduro potásico. La central japonesa de fukushima ha alcanzado el nivel 6. Niveles que ya tendrían consecuencias graves para la salud. Y si las radiaciones siguen en aumento también podrían verse afectados el sistema digestivo e icluso podrían aparecer lesiones cerebrales. Pero las consecuencias pueden ser peores a largo plazo. La alimentación puede verse también afectada si llueve. Si se llega al nivel 7 las consecuencias se multiplican a corto y a largo plazo.