Vídeo: Los expertos recomiendan prudencia a la hora de realizar un implante estético

3 de Enero de 2012

Si hemos tomado la decisión de someternos a una operación para aumentar el tamaño de nuestros pechos hay que tener en cuenta que la cirugía plástica ayuda, pero no hace milagros. Una persona muy delgada y sin apenas pecho "no podrá ponerse unas prótesis de un gran tamaño", nos explica el doctor Miguel Luanco, vicepresidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP). "Cuanto más grande sea la prótesis más problemas tendrá".Sin embargo, estas operaciones, de las que en 2011 se realizaron más de 25.000 en España y 1,4 millones en todo el mundo, "son de las más fáciles y seguras para el paciente, nos explica el doctor Luanco. Pero hay que saber que una operación de este tipo no termina al salir del quirófano: "requiere un seguimiento del paciente de por vida". "Yo le digo a mis pacientes que estas operaciones necesitan un mantenimiento. Toda mujer que se somete a un aumento de pecho tiene que saber que las prótesis se rompen". Y por tanto necesitará volver a pasar por quirófano en un plazo de unos 10 años, pero eso no quiere decir que las prótesis sean defectuosas, sino que por sus características tienen un tiempo limitado de vida.Para realizar una operación exitosa de aumento de pechos los expertos recomiendan no fiarse de las ofertas demasiado suculentas. Si una operación en una clínica especializada, con un cirujano titulado y materiales de calidad puede rondar los 5.000 euros, "hay que sospechar de los que nos ofrecen precios muy baratos", asegura Miguel Luanco.