Vídeo: El estrecho margen político del Gobierno con Cataluña

14 de Septiembre de 2013

Sea por ideas políticas como por oportunidad, el Gobierno se encuentra con pocas soluciones para atajar las consecuencias de la última Diada en Cataluña. De momento, se queda con lo afirmado por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría "serenos pero firmes, no podemos hacer otra cosa", aseguró el viernes. Por tanto, para el dolor de cabeza catalán que tiene el gobierno. Reposo y paciencia. Aunque el dolor ya dé punzadas con cada diada.  La última con más de 400 kilómetros de cadena por la independencia. Cualquier concesión chocaría con los principios del partido popular. Por eso el tratamiento  no pasa por un referéndum catalán. Según Esteban González Pons, Vicesecretario del PP, "si quieren la división de España tenemos que votar todos los españoles no solo una parte del país". Para Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán, "Hay cuestiones innegociables como la unidad de España". Tampoco por la reforma de la Constitución, donde hasta podrían encontrar el apoyo de los socialistas. Según Pere Navarro, primer secretario del PSC "Es necesario un nuevo estatus para Caluña" para el veterano socialista José Bono "No reconocer el éxito para los organizadores de esa cadena sería absurdo. Han tenido un gran éxito. A mi me produce una profunda tristeza porque Cataluña va camino de la independencia." La receta la escribe este fin de semana el presidente del gobierno. Una carta, un no, a la solicitud de Mas. Y una tirita para ganar tiempo,  diálogo en el tema de la financiación... Para 2015... Con elecciones generales y autonómicas a la vista.