Vídeo: Este jueves entra en vigo el tasazo judicial

21 de Noviembre de 2012

Hoy la cola para poner una demanda en los juzgados de Plaza Castilla estaba especialmente llena. Muchos procuradores han adelantado trabajo para evitar pagar las nuevas tasas que entran en vigor mañana mismo.  Apuran los plazos porque a partir de entonces la justicia saldrá más cara. Solo llevar una demanda a juicio ordinario cuesta 300 euros. Eso en el mejor de los casos, porque el recurso de apelación sale por 800, y si la cosa llega al Supremo, sube hasta los 1.200. Todo sin contar con los gastos de abogado y procurador. A estas cuotas fijas se les suman las variables: divorciarse, reclamar el cumplimiento de un contrato, pleitear un despido, denunciar una negligencia médica, o disputar sobre una herencia. La tasa dependerá de la cantidad reclamada. Según muchos abogados, se trata de limitar la justicia a los ricos y una excusa para financiar el sistema judicial.  Es cierto que los juzgados podrán desatascarse pero es como evitar el colapso en urgencias poniendo precio a las camas. El grueso de la población deberá hacer cuentas antes de acudir a la justicia. Tendremos que pensar por ejemplo si nos compensa recurrir una simple multa de Tráfico, porque la tasa para una leve cuesta 200 euros, el doble de la sanción. Pocos ejemplos se escapan. Algo tan frecuente como un divorcio conlleva una tasa de 1.280 euros. La ley de tasas acabará con toda probabilidad en el Constitucional, ya que según los expertos, vulnera el artículo 24.1 de la Constitución que reclama justicia para todos por igual, pero no es lo mismo una persona normal que un banco o una gran empresa. Hasta el momento los tasas judiciales afectaban solo a las personas jurídicas y a las jurisdicciones civil y contencioso-administrativa. A partir de ahora se extienden a las personas físicas y tocan de lleno las jurisdicciones citadas más la social.