Vídeo: Esos kilos de más en verano

4 de Agosto de 2012

No es un dato exacto, pero el que se queda veraneando en la ciudad suele relajarse y a la hora de mantener los hábitos saludables del resto del año cuesta un poco más. El veraneante, en concreto, sin dieta, puede engordar en torno a medio kilo a la semana. Refrescos, comida basura o precocinada suelen ser las estrellas del menú en esta época del año. Porque quedarse solo, advierten los médicos, a menudo significa abandonarse un poco.