Vídeo: Entrenamiento como penitencia

4 de Marzo de 2012

Se ciñen la faja y ajustan el costal. Se preparan para el ensayo porque en la Hermandad granadina de los Favores ya se siente lasemana Santa, aunque todavía quede un mes. Dicen que están emocionados, que no ven el momento de salir en procesión. Al golpe del martillo alzan el paso. Y sobre sus hombros descansan más de mil kilos, que esta vez son de cemento. Con la música que los acompañará en procesión, los capataces organizan la marcha. "Tenemos que procurar que el paso vaya bien tanto musicalmente como los costaleros igualados", afirma el capataz. Cada veinticinco minutos hacen un relevo porque el cuello se resiente y son muchos costaleros. En la calle, se vive también con expectación los pasos desnudos y con impaciencia por verlos coronados por su imagen. Los costaleros se muestran con muchas ganas de que esto deje de ser un ensayo, después de prepararse durante todo el año.