Vídeo: Empieza el juicio contra cinco policias locales que robaban a los tráficantes y vendían la droga.

8 de Marzo de 2013

Aprovechavan su placa y su uniforme para presentarse en los desembarcos de droga y quedarse con el cargamento. Son cinco policias locales de Mijas que hoy se sientan en el banquillo por apropiarse de los cargamentos de hachís y luego venderlos. Aunque todo parece indicar que quedarán libres por un tecnicismo legal.Se les acusa de tráfico de drogas y de uso indebido de su uniforme y de su cargo, pero hoy, en el juicio en la ciudad de la justicia de Málaga los cinco se han acogido a su derecho de no declarar. Los hechos se remontan a noviembre de 2009 cuando un dispositivo de la Guardia Civil que los investigaba los detuvo tras interceptar un cargamento de hachís de más de 170 kilos.Pero toda la operación puede quedar en nada porque se basó en unas escuchas telefónicas que no habían sido autorizadas por un juez. Alfredo Herrera, abogado de la acusación particular, se lamenta de que aunque ellos se han saltado las leyes, esas mismas leyes que ellos han traicionado son las que les van a salvar ahora.Los cinco policias actuaban por cuenta propia, se enteraban de cuando se iba a producir un desembarco de droga, no avisaban a sus superiores y acudían al lugar. Cuando los traficantes huían ellos se quedaban con la droga y después la vendían pero ante el juez lo han negado todo y sus abogados han pedido la nulidad de las escuchas, una petición que muy posiblemente se aceptará y que deja sin pruebas a todo el caso por lo que, probablente, la sentencia sea absolutoria.Así, posiblemente, las penas de entre tres y seis años pedidas por la fiscalía quedarán en nada y los cinco acusados libres.