Vídeo: Los efectos de la crisis en la salud

23 de Junio de 2013

La conclusión a la que ha llegado el investigador David Stuckler después de 10 años analizando datos de crisis económicas es que la austeridad mata.  El verdadero peligro es la política de gasto, que puede ser una cuestión de vida o muerte. Los políticos deberían plantearse cuestiones como: queremos reducir nuestro déficit otro 0,3 por ciento o experimentar un incremento del 40% en mortalidad infantil.En Grecia los recortes ya se han notado en la salud: los casos de sida se han duplicado, la tasa de suicidios ha aumentado un 60%, por primera vez en cuatro décadas se dan casos de malaria en las personas. En España ya se dan los primeros signos de alarma: Hemos visto un incremento de personas que no se tiene acceso a la asistencia básica, principalmente entre grupos de personas con menores ingresos, y eso se empieza a relacionar con la introducción de medidas como el copago.Hay más: ya hay estudios que indican un incremento del  20% de diagnósticos por depresión y seis veces más casos de abuso de alcohol.Si la austeridad se hubiera hecho como un ensayo clínico, se habría parado dada la evidencia de sus mortales efectos secundarios. La política es medicina a gran escala.  Para este investigador en nuestro país hay dos enormes factores de riesgo para la salud: el número de personas sin hogar y el alto nivel de desempleo.  Sabemos que un tercio de las personas que pierde su trabajo desarrollará síntomas clínimos de depresión en los seis primeros meses... y existe el riesgo de que aunque la economía española  se recupere una generación quedará marcada porque una mala salud mental tiene efectos duraderos a largo plazo. Deberíamos tratar el desempleo como la pandemia que es... La principal causa de sucidios, depresiones, ansiedad, alcoholismo, incluso ataques de corazón. La OMS calcula que el 15% de nuestra salud depende del tratamiento de enfermedades, avances de la medicina... pero el resto tiene que ver con nuestro entorno económico y social.