Vídeo: Dolor en Calvià por el suicidio de dos vecinos

13 de Febrero de 2013

El cartero trajo malas noticias. Una notificación del juzgado avisaba a Jovita y Pedro porque en apenas una semana perderían su casa de las últimas dos décadas. La habían hipotecado para intentar reflotar un negocio que iba mal. No habían pedido ayuda a la familia aunque sabían que tenían problemas económicos. El matrimonio prefirió quitarse la vida a seguir viendo como no podían afrontar una deuda de 65.000 euros y otros tres mil de recibos de comunidad de los últimos tres años.