Vídeo: Desarticulado un grupo de narcotraficantes dedicado a la venta y distribución de speedball

5 de Octubre de 2010

Agentes de la Policía Nacional ha desarticulado un entramado de distribución y venta de 'speedball' (dosis de heroína con una pequeña cantidad cocaína) que operaba en Navarra y La Rioja. Han sido arrestadas 19 personas y se han practicado nueve registros domiciliarios en los que se han intervenido diversas cantidades de heroína, cocaína, hachís y marihuana. Los narcotraficantes se abastecían de droga en Madrid, Barcelona y País Vasco utilizando sobre todo a 'muleros' toxicómanos. Además, utilizaban a menores de edad, miembros de sus propias familias, para repartir las dosis entre los puntos de venta que tenían repartidos por las distintas localidades donde traficaban.La investigación se inició en febrero en la localidad navarra de Berriozar, detectándose un punto de venta de droga al menudeo. En la zona se observó la afluencia de numerosos toxicómanos en varios domicilios de la Calle Zortzico, todos ocupados por miembros de la misma familia.La matriarca del clan, de 53 años, estaba al frente de la organización y era quien realizaba labores de negociación, abastecimiento, distribución y coordinación de la organización delictiva. Esta mujer actuaba junto a su marido distribuyendo la droga que adquiría a terceros entre sus hijos y nueras, quienes las vendían en dosis individualizadas a los drogodependientes que acudían con asiduidad a las viviendas. La investigación determinó que el clan se abastecía de droga procedente de Madrid, siendo transportada por otros parientes originarios de Irún. Así, en mayo fueron interceptados y detenidos tres hombres cuando transportaban en dos vehículos más de un kilo de heroína de gran pureza desde Madrid. Las negociaciones de dicha transacción se produjeron en la casa de la matriarca del clan, en Berriosuso, una vivienda que contaba con más de siete habitaciones, una piscina y un frontón.A partir de ese momento y lejos de abandonar la actividad criminal, el clan navarro se puso en contacto con otra familia de La Rioja, para recibir el suministro de heroína. Este nuevo clan familiar eran viejos conocidos de los especialistas del grupo de estupefacientes de Logroño. Para los envíos de estupefaciente utilizaban a 'muleros', en su mayoría toxicómanos, quienes se encargaban de llevar la heroína desde Logroño a Pamplona oculta en el interior de su cuerpo, con el fin de evitar los controles policiales  y no implicar a los responsables de estos grupos familiares, quienes apenas tenían contacto con dichas sustancias estupefacientes.Paralelamente, se inició otra línea de investigación centrada en el abastecimiento de cocaína del clan afincado en la Comunidad Foral, también necesaria para la fabricación del 'speedball'. La cocaína de gran pureza era aportada por una red integrada por ciudadanos colombianos que la adquirían en Barcelona y la transportaban hasta Pamplona.En septiembre, la matriarca de la organización fue detenida por la Guardia Civil, que ingresó en prisión por delitos cometidos con anterioridad, relacionados igualmente con el tráfico de drogas. Ello supuso un duro golpe para el clan ya que éste se encontró descabezado, obligando a una reestructuración interna hasta que la líder comenzó a dar instrucciones al resto de miembros de la organización aprovechando para ello las comunicaciones con sus familiares en el interior de la cárcel.