Vídeo: De depuradora a oasis de la biodiversidad

30 de Enero de 2014

El municipio castellano-manchego de Azuqueca de Henares ha conseguido convertir su antigua depuradora en un humedal artificial integrado por cuatro lagunas interconectadas y diversas charcas que han pasado a conformar un oasis de la biodiversidad de 100.000 m2 a tan sólo 45 kilómetros de Madrid.El ayuntamiento comenzó esta reconversión en 2005 cuando debido al crecimiento de la población, tuvo que construir una nueva depuradora, pareja a la antigua.Este proceso de reconversión ha implicado la modificación de las orillas de las lagunas residuales, y diversos programas de acondicionamiento para proporcionar alimento y refugio a la fauna, a lo que se han sumado programas para favorecer la reproducción de diferentes especies de aves, como el martinete, explica Jesús Puebla, coordinador de la reserva. Asimismo se han acondicionado charcas para favorecer a las poblaciones de anfibios, muy castigadas por las desecaciones y contaminación del agua de los humedales.En cerca de 10 años este lugar se ha convertido en parada fundamental para más de las 200 aves -la mayoría migratorias- que se han catalogado dentro de los programas de anillamiento que se llevan a cabo en la reserva.No obstante, además de para investigar la flora y la fauna, este espacio sirve hoy para promover la educación ambiental. Una de las iniciativas que se han llevado a cabo con este objetivo fue impulsada por la Fundación Biodiversidad y la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas (FIRE) que trataron de dar a conocer entre la gente la riqueza natural que guarda el Río Henares a través de diversas actividades de voluntariado ambiental.El próximo domingo 2 de Febrero este espacio se sumará a la celebración del Día de los Humedales, un día que como cada año servirá para reivindicar la rica biodiversidad de estos marjales que durante años han estado condenados a la desecación sistemática por creerse erróneamente foco de infecciones y enfermedades, lo que ha hecho, entre otros factores, que España haya perdido entre el 60-70 por ciento de sus humedales en tan sólo cuatro décadas.