Vídeo: Declaran ante el juez los vecinos que socorrieron al maquinista del tren accidentado en Santiago

8 de Agosto de 2013

Hoy Evaristo huye de los micrófonos a los que tantas veces ha contado cómo atendió al maquinista. Es uno de los vecinos de Angrois que asistió al maquinista del Alvia siniestrado en Santiago de Compostela el 24 de julio. El juez Luis Aláez le ha llamado a declarar a él y a Julio, otro de los vecinos de Angrois que estuvo con el maquinista. También él, con su madre, ya había contado cómo fueron aquellos momentos. Garzón no dejaba de decir que "se quería morir" y que "ojalá se hubiera muerto él". Sus testimonios pueden aclarar si Francisco José Garzón era consciente de su error o si echaba de menos mayor señalización en la curva de A Grandeira, una señalización sobre la que ha hablado ante el juez otro hombre: el jefe de circulación de la estación de Santiago, a donde debía llegar el Alvia siniestrado. Según Roberto Botana, el abogado de la aseguradora Allianz, una de las partes personadas como acusación particular, este hombre ha asegurado que él podía ser responsable de la señalización y del entorno de la estación, pero no de frenar el tren. Además, estos días se intenta aclarar también el número de afectados: Renfe afirma que en el tren viajaban 224 personas, pero el Servicio de Medicina Legal de Galicia (Imelga) cuenta hasta 276 afectados por el accidente, 52 más. Este viernes declaran policías que asistieron a Francisco José Garzón tras el accidente. Las sesiones se reanudarán el día 19, cuando declarará el guardia de seguridad del tren.