Vídeo: Decenas de denuncias de dueños que ponen cepos a sus caballos

10 de Mayo de 2013

Salimos con el SEPRONA en busca de animales sentenciados a muerte. Y pronto aparecen: caballos con trancas en las patas, una forma cruel de maltrato animal. A los animales se les deforman las patas y han muerto cuando se produce un fuego al no poder salir de un cercado. Hay cientos de denuncias: caballos salvajes 'encadenados' al aire libre, una yegua desplazándose con su cría a la pata coja, etc. Sus dueños los tienen así bajo control y evitan que se desplacen, pero está prohibido. El problema es que para sancionar al infractor hay que pillarlo in fraganti. Las multas oscilan entre los 600 y los 60.000 euros. Para sancionar al dueño, la ley obliga a identificarlos con microchip, pero nadie lo hace. Son liberados por el SEPRONA y veterinarios voluntarios. En lo que va de año, sólo en los montes gallegos fueron localizados cerca de cien equinos con estos artilugios mortales.