Vídeo: Culpable de doble asesinato

24 de Septiembre de 2010

Muy serio, frío y totalmente inexpresivo, Jacobo ha escuchado desde el banquillo el veredicto del jurado: culpable. No han admitido ninguna de las atenuantes presentadas por su defensa: ni el consumo de alcohol y drogas, ni el miedo insuperable a ser violado, ni la legítima defensa. La madre de una de las víctimas por fin ha podido respirar tranquila. Jacobo se enfrenta a 60 años de cárcel por la muerte de una pareja homosexual con la que esa noche había salido de copas. Les dio 57 puñaladas. Después, se duchó, borró pruebas, los roció de gasolina y les prendió fuego. Además abrió el gas para que el piso saltara por los aires. Jacobo Piñeiro ya fue enjuiciado y absuelto por un jurado popular el año pasado. Creyeron su versión: que mató a los dos homosexuales en defensa propia, porque querían violarlo y matarlo. El juicio entonces fue anulado porque no razonaron bien su veredicto.