Vídeo: "Cualquier restricción de servicios públicos van a pagarla las mujeres con empleo"

9 de Julio de 2012

La economía española tiene dos grandes pilares: uno pasa por: el dinero, el empleo, el mercado; el otro se sustenta en los hogares, los favores familiares y en un trabajo no remunerado que está siendo clave en estos momentos de crisis. "La realidad es que tenemos unos hogares que se han portado como campeones, donde se está trabajando mucho más que antes de la crisis", dice María Ángeles Durán, investigadora del CSIC y directora del estudio. "El trabajo no remunerado en la economía global". En su opinión, "si no estamos muchísimo peor es porque la otra pata de la economía, que es la de no de mercado, está funcionando fantásticamente bien". En el estudio, que acaba de publicar la Fundación BBVA, queda reflejado el efecto que podría tener la reducción de servicios públicos destinados a los más pequeños, los más mayores y los dependientes. Para Durán, habría una víctima colateral clara. "Cualquier restricción de servicios públicos va a pagarla en cualquier lugar las mujeres con empleo", advierte. Pues serían ellas mayoritariamente las encargadas de asumir, asistidas o no, esos cuidados. "Ya supera por un poco quienes piensan que tendrán que contar con gente ajena a la familia para cuidar a sus mayores dependientes". Este trabajo iba siendo progresivamente asumido por población inmigrante, pero la reducción de los ingresos familiares también está afectando también a esta fórmula. En la administración, poca fe: menos del 2% de los españoles confían en algún tipo de ayuda pública para cuidar a los dependientes.