Vídeo: El día a día con un corazón de titanio

5 de Agosto de 2012

Entre una imagen y otra ha pasado un año. Es el tiempo en que Pedro Antonio ha podido hacer esas pequeñas, pero importantes cosas del día a día, que antes le costaban un poco más. Su vida cambió el día que el Servicio de Cirugía Cardíaca del 12 de Octubre le implantó un corazón artificial, definitivo. El dispositivo está compuesto por un motor bomba con una turbina que rota una velocidad de entre 6.000 y 15.000 revoluciones por minuto, unos conductos de entrada y salida y un cable que cruza la piel, éste se conecta a estas baterías con una autonomía de 12 horas. Una vida gloriosa que le permite, eso sí, practicar sus aficiones con total normalidad. Los expertos calculan que el corazón puede durar entre 8 y 10 años. Transcurrido ese tiempo solo habría que cambiar una parte del motor. Alrededor de 7.000 pacientes en todo el mundo sienten y viven gracias a un corazón de titanio. Auténticos prodigios de la ciencia.