Vídeo: Continúan apareciendo víctimas del presunto envenenador de Gijón

14 de Febrero de 2013

Durante más de 10 años, Andrés fue empleado en el restaurante "El lavaderu". Primero como pinche de cocina, después como camarero. Y durante todo ese tiempo sus compañeros, incluídos varios propietarios, sufrieron en algún momento síntomas que incluían taquicardias, ansiedad, depresión, náuseas...Chelo y su marido fueron regentaron el negocio durante más de 8 años. Y tuvieron que dejarlo por serios problemas de salud. Achaques que desaparecieron apenas dejaron el negocio. En verano de 2011 un camarero del establecimiento murió repentinamente, pero en aquel entonces nadie pidió que se investigara, no se le realizó autopsia y fue incinerado. Otros empleados describen síntomas que parecen encajar con la ingesta de un medicamento concebido para la cura del alcoholismo. Su ingesta, si se toma una dosis, aunque sea ínfima, de alcohol, desencadena síntomas como los arriba descritos. Nely, una mujer que fue empleada del establecimiento, asegura que encontró en la basura del local algunas cajas de ese medicamento.