Vídeo: Consuelo Ordóñez ni olvida ni perdona

23 de Junio de 2012

Hace 17 años, Valentín Lasarte entró en este bar de San Sebastián. Allí estaba Gregorio Ordóñez y con un tiro en la nuca ETA acabó con su vida. Con él y sus palabras en la memoria..."Ser español desde nuestra singularidad vasca, sumar, no dividir, que haya paz".Su hermana Consuelo acudió ayer a la cárcel a encontrarse con uno de los condenados por el asesinato. Lasarte, ya en 2011 pidió a ETA que se disolviera y perdón a las víctimas, que lo sentía mucho. Y así lo repitió ayer."Le dije", explicaba hoy Consuelo Ordóñez en rueda de prensa en Vitoria, "yo lo siento, no te puedo perdonar, estoy viva, pero el que te tendría que pedir perdón está muerto. Pero tenía que pedir perdón, me gustaría saber quién se ha inventado esto, porque a él no le hacía falta esto para reinsertarse ni a mí reunirme con él".Crítica con esta iniciativa de encuentros entre presos etarras y víctimas y más cuando no está sirviendo para esclarecer los atentados. "Las autoridades se olvidan de otro de los requisitos, el de la colaboración", explicaba Ordóñez. 300 casos sin resolver, justicia como objetivo, el mismo que mantiene la fundación Egiari Zor también para los etarras muertos."Memoria para todos los que están sufriendo la violencia sin excepciones".Y que se quedan fuera del decreto del Gobierno vasco para reparar a los que sufrieron abusos policiales hasta 1978.