Vídeo: Consternación en el cuartel de la Guardia Civil de Logroño

25 de Agosto de 2010

Los dos guardias civiles fallecidos este miércoles en Afganistán, un capitán y un alférez, pertenecían a la Unidad de Acción Rural con base en Logroño, concretamente al Centro de Adiestramientos Especiales, y tenían previsto su regreso a España el 22 de septiembre.El capitán José María Galera Córdoba, de 33 años, era natural de Albacete, mientras que el alférez Abraham Leoncio Bravo Picayo, de la misma edad, era de Vimianzo (A Coruña). En Afganistán formaban parte del contingente encargado de las tareas de formación de las fuerzas de seguridad locales desde el mes de marzo. Galera, que había sido distinguido con una medalla de la OTAN, se había casado hace tan solo un año casado y no tenía hijos. Bravo, que también había sido distinguido con una medalla de la OTAN y con dos cruces al mérito de la Guardia Civil, era soltero. La esposa del capitán permanece en el acuartelamiento de la Guardia Civil de Logroño atendida por psicólogos y permanentemente acompañada, ha informado un portavoz del instituto armado.El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general José Julio Rodríguez, y el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, partirán esta tarde hacia la base de Qala i Naw, capital de la provincia de Badghis, para repatriar los cadáveres. Ningún ministro se desplazará a la ciudad afgana. Está previsto que los cuerpos de los dos agentes fallecidos lleguen mañana a España, donde serán recibidos con los máximos honores.