Vídeo: Las complicaciones que sufre un invidente a la hora de viajar en transporte público

19 de Mayo de 2010

Ana Patricia es ciega de nacimiento y cada día tiene que coger el metro en Madrid. Ahora tiene 31 años pero aprendió a perderle el miedo desde niña. El cambio de texturas en el suelo les evita muchos sustos. Antes había que aprenderse todos los pasillos, giros y distancias para no caerse a la vía.  El oído es fundamental para evitar también accidentes y no confundir la puerta con el hueco que queda entre vagones. Ana se ha tropezado e incluso se ha caído muchas veces, pero se niega a quedarse en casa. Cree que cualquiera puede sufrir un accidente, tanto si puede ver como si no. Este lunes una joven invidente cayó entre los acoples de dos vagones del  Metro de Madrid y se encuentra en estado muy grave.