Vídeo: Código de barras en la piel

24 de Marzo de 2012

La policía nacional ha desarticulado dos clanes de nacionalidad rumana que obligaban a decenas de mujeres a practicar la prostitución y a entregarles después gran parte del dinero obtenido. Llegaban incluso a tatuarles en las muñecas códigos de barras en los que constaba su deuda con la red. La policía ha liberado a una de sus víctimas que permanecía secuestrada y estaba siendo sometida a vejaciones por tratar de fugarse. En total hay 22 personas detenidas, entre ellos los dos cabecillas, que se repartían el control de la prostitución en la madrileña calle de Montera. En los registros se han intervenido armas de fuego, gran cantidad de joyas, vehículos de lujo y unos 140.000 euros, más de la mitad ocultos en un doble techo de la casa de uno de los líderes de la banda.