Vídeo: Cocinero de profesión, atracador en sus horas libres

31 de Marzo de 2011

Manuel Amancio Álvarez cocinero especialista de hamburguesas y atracador a la carta. Cuando iba a cometer un robo se convertía en Bravo y se dejaba crecer la barba, la rellenaba, se plantaba un bigote falso y una peluca. Los investigadores recopilaron imágenes de él con gafas, sin ellas, más gordo o menos. No tenía antecedentes, no estaba fichado y no dejaba huellas. Tras su detención intentan demostrar que Bravo es Manuel Amancio, el espléndido amigo del bar que invitaba a los desayunos. En los registros los investigadores hallaron ropas utilizadas en los asaltos. Ni rastro de las pelucas y demás postizos, al proveedor del atrezo  le siguieron  pero no había encargos, la banda tenia miedo y permanecía oculta tras  su doble vida.  Jhonny, el jefe, dejó de viajar y se dedicó a cuidar de su hijo pequeño. Cauteloso no cruzaba más de dos palabras con los vecinos que especulaban con su profesión. El dinero de los atracos no daba para tanto y la banda pensó en  reorganizarse, pero sin Bravo, les traería problemas, estaba quemado tras la muerte de la cajera. Ya no importaba esperar, si el cocinero no salía de la cocina era mejor ir a buscarlo.