Vídeo: Los clientes dentro de los bares se ven afectados por el humo de los fumadores de las terrazas

14 de Junio de 2013

Fumar en la puerta de los bares o en una terraza no libra de los malos humos a las personas que se encuentran dentro del establecimiento. La nicotina y otras cuarenta partículas tóxicas del tabaco consiguen colarse en los locales que tienen la puerta abierta a la calle. La Agencia de Salud Pública de Barcelona ha tomado durante dos años más de 350 mediciones y han encontrado concentraciones de un microgramo por metro cúbico en el interior de los bares con fumadores en la puerta, una cantidad mucho más elevada que la de los lugares completamente libres de humo. La exposición a esas cantidades, según la OMS, es suficiente para provocar cáncer y enfermedades cardiovasculares. Por eso recomiendan establecer un perímetro de seguridad de tres a cinco metros. Con la actual Ley antitabaco los malos humos se han reducido en un 90%, pero aseguran que con el perímetro de seguridad mejoraría todavía más.