Vídeo: Más cerca de la 'sangre artificial'

28 de Marzo de 2012

Según la Organización Mundial de la Salud, al año se realizan 93 millones de donaciones de sangre. Son indispensables para los sistemas de salud pero incluso en países más generosos, como España, este preciado fluido rojo, escasea. Conseguir cultivarla de forma artificial es un viejo sueño de la medicina que este hombre, Koji Eto, parece tener al alcance de la mano. El investigador japonés expuso ayer en Madrid, invitado por la Fundación BBVA y la embajada de Japón, los últimos avances en este camino para parece tener la meta a la vista. "Para aplicarlo por primera vez a dos o tres donantes sanos tendrán que pasar tres o cuatro años más, pero para un número mayor de pacientes, ya en ensayos clínicos, habrá que esperar 10 años", dice Eto. De momento, el japonés ha obtenido plaquetas funcionales en investigación animal. Este componente de la sangre es esencial en transfusiones y no se puede ser, ni congelado, ni almacenado durante más de una semana. El siguiente paso serán los glóbulos rojos, pero Eto reconoce que de eso están más lejos. En sus investigaciones, este hematólogo utiliza células IPS, también llamadas células reprogramadas. Su existencia se debe al trabajo un investigador con quien comparte laboratorio: Shinya Yamanaka, premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Biomedicina. Esta suerte de sangre artificial, además de para transfusiones, podría ayudar mucho en la investigación de enfermedades raras.