Vídeo: 'Caso Nóos'

21 de Marzo de 2013

José Manuel Romero, conde de Fontao insistió ante el juez Castro que su papel en la trama se limitó a recomendar al duque de Palma que dejara de hacer negocios a través de sociedades mercantileses. Y para reforzar ese papel, desveló que en 2007, esa misma indicación se la dio a la Infanta Elena para que cerrara una sociedad que acaba de adquirir tras su separación. Ya en aquella época se conoció que Casa Real había dado instrucciones a la Infanta para que liquidara la sociedad...Pero los datos del registro mercantil dicen algo muy distinto. Global Cinoscéfalo, así se llama la empresa en cuestión, sigue, a día de hoy, activa.Según esos datos, la Infanta Elena es el socio único de esa sociedad, mientras que el administrador es su secretario, Carlos García Revenga, imputado en la causa. Un hermano de García Revenga, Javier, figura como apoderado.El objeto social de la Infanta Elena, diplomada en magisterio, es el asesoramiento en materia económica y financiera. De momento es imposible saber si ha asesorado a alguien porque nunca ha depositado sus cuentas anuales en el registro, una irregularidad sancionada con una multa de hasta 60.000 euros. Lo que sí figura es queEl asesor legal de la Casa Real ofreció más datos sobre la Infanta Elena sin que realmente nadie le preguntara por ella.Aseguró que la llegó a persuadir para que no tratara de cobrar la pensión alimenticia de sus hijos a través de una fundación e incluso de que no formara parte de la dirección de una fundación hípica. En general, un testimonio, según fuentes de la investigación, con demasiadas lagunas.

Vídeos relacionados